¿ Cuáles son los inconvenientes más frecuentes con un proyector ?  

Proyectores Israel Bedolla 20-02-2018

Parte 2 – Encendido

El encendido de un proyector no es como el de una televisión, prácticamente instantáneo desde que oprimimos el botón de encendido, hasta que aparece la imagen en la pantalla. Los proyectores de lámpara UHP (Ultra High Performance) o estándar, demoran en alcanzar su máxima brillantez hasta 2 minutos. Los proyectores láser o LED son más rápidos, ya que la fuente de iluminación se comporta de forma diferente.

De igual manera, el apagado de los proyectores lleva más tiempo; aunque dejemos de ver la imagen en la superficie de proyección, se continuará escuchando el funcionamiento de los ventiladores. Esto es normal y es importante no mover o desconectar el proyector hasta que el equipo se apague por completo; indicación de ello puede ser un sonido como ”bip” o que los indicadores de luz del equipo dejen de destellar.

Una vez apagado el proyector es posible transportarlo sin inconveniente, no importando si la carcasa aún está caliente. El permitir que el proyector finalice el ciclo de enfriamiento, ayudará a mantener la vida de la lámpara dentro de los parámetros del fabricante.

En ocasiones, durante una presentación, el proyector puede apagarse por error de algún usuario o por una falla en el suministro de energía. Es necesario esperar a que el equipo termine el proceso de enfriamiento para que el mismo pueda encender de nuevo. Este proceso puede demorar de 2 a 4 minutos, por lo que será necesario ser paciente: el proyector no encenderá no importando cuántas veces se presione el botón de encendido.

Si se presiona el botón de encendido y el equipo no prende y solo parpadea uno de los indicadores luminosos, puede ser que la lámpara o algún componente esté dañado. Para descartar que sólo sea un sobrecalentamiento, deje que el proyector se enfrié por 10 minutos y asegúrese de que esté conectado a energía eléctrica para que el sistema de enfriamiento trabaje correctamente. Si el problema persiste, la recomendación es llevar el equipo a un centro de servicio autorizado del fabricante para diagnóstico. El hecho de que la lámpara no encienda, no necesariamente significa que se tenga que remplazar; existen otros componentes que pueden estar ocasionando el inconveniente.
Post relacionados