¿Cuáles son los inconvenientes más frecuentes con un proyector? 

Proyectores Israel Bedolla 16-02-2018

Parte I - Calentamiento

 Una de los más comunes, es que el proyector se apague al poco tiempo de haberse encendido. Esto lo pueden causar varios factores, pero uno de los más comunes es la autoprotección del proyector. Hoy día la mayoría de los proyectores tienes sensores que le indican al equipo, si la temperatura a la que está operando es la correcta. Si está dentro de rango, el proyector operará de manera normal, pero si la excede, el equipo se auto-protegerá y se apagará para evitar daños.


¿Porqué se puede sobrecalentar un proyector?

Antes de responder, es importante mencionar que los proyectores que emplean lámpara UHP (Ultra High Performance) o estándar, al tacto son muy calientes; esto es normal, ya que la fuente de luz es sumamente potente y genera una gran cantidad de calor.

 

Posibles causas

Altitud

Cuando hablamos de altitud, nos referimos a la orografía donde se ubica el equipo; es decir, al nivel relativo de la ubicación contra el mar. Esto afecta a los equipos, ya que la densidad del aire varia a  diferentes alturas. Mientras más alta la ubicación de la población donde el proyector se use, la densidad del aire es menor; eso hace que la velocidad normal de enfriamiento de los ventiladores no sea suficiente para mantener la temperatura de operación adecuada.

 Solución

Algunos fabricantes de proyectores ofrecemos modos de operación de altitud elevada Esta configuración hace que los ventiladores trabajen durante más tiempo y a mayor velocidad para compensar la falta de densidad del aire (revise en el manual de usuario como activar esta opción). Al hacer que los ventiladores giren más rápido, el proyector operará con un poco más de ruido de lo que hacía en el modo estándar, pero no hay por qué preocuparse por esto, es normal. Otra posibilidad es mantener la habitación donde está operando el proyector a una temperatura más baja con la ayuda del aire acondicionado, comience bajando de 2° en 2°.

 

Temperatura (medio ambiente)

La temperatura del medio ambiente influye en la temperatura de operación del proyector; dicho de otra forma, la operación del proyector se ve afectada por la temperatura del aire que le suministra el sistema de enfriamiento. Si el lugar donde está operando el proyector tiene una temperatura promedio de 24° grados centígrados, este será suficientemente frío para que el equipo opere de forma adecuada. Por el contrario, si nos encontramos a 35° grados centígrados, el aire que entra al proyector no podrá enfriar lo suficiente los componentes y el proyector entrará en autoprotección.

Solución

Algunos fabricantes de proyectores ofrecemos modos de operación de altitud elevada Esta configuración hace que los ventiladores trabajen durante más tiempo y a mayor velocidad, lo que permitirá que el flujo de aire sea mayor reduciendo así la temperatura (revise en el manual de usuario como activar esta opción). Al hacer que los ventiladores giren más rápido, el proyector operará con un poco más de ruido de lo que hacía en el modo estándar, pero no hay por qué preocuparse por esto, es normal. Otra posibilidad es mantener la habitación donde está operando el proyector a una temperatura más baja con la ayuda del aire acondicionado, comience bajando de 2° en 2°.

 

Flujo de aire

Los proyectores están diseñados para ingresar aire frio, sacar aire caliente y mantener una temperatura de operación adecuada Si este flujo es alterado, el sistema de ventilación perderá eficiencia y eso originará que el equipo se auto-proteja y apague.

Solución

Quitar cualquier objeto que obstruya la correcta ventilación del equipo la recomendación es que no exista nada que rodee al proyector a por lo menos 50 cm. Carcasas de protección -llamadas también anti-vandálicas- pueden ser usadas, respetando las entradas y salidas de aire. No debe envolverse el proyector con ningún tipo de plástico o tela para su supuesta protección, sólo durante la transportación.

 

Falla en sensores

Una de las fallas menos comunes, pero que también se presenta, es que los sensores del proyector presenten algún desperfecto y estén mandando información equivocada al sistema de autoprotección. En este caso es necesario comunicarse con el fabricante para iniciar un proceso de garantía o de servicios según sea el caso.

 

El proceso de garantía aplica cuando el proyector se encuentra dentro del periodo de tiempo de cobertura de la misma; el servicio fuera de garantía se presta cuando, ya sea por tiempo o por uso inapropiado o accidente, el equipo está fuera de garantía y sin embargo aún es posible su reparación. Para esto será necesario conocer la política de la marca.

Post relacionados